Dejar de Fumar

La Efectividad de los Parches para Dejar de Fumar

Cuando se trata de dejar un vicio tan nocivo como el del cigarro se pueden encontrar muchas opciones en el mercado, muchas prometen un camino rápido y fácil y otras ofrecen un camino que necesitará de cierto esfuerzo y dedicación para lograr la meta final que es tener una vida libre de las cadenas de la nicotina y los efectos nocivos que esta produce en el cuerpo.

 Dejar de Fumar

Aunque es entendible que cuando alguien ha dado el primer paso para dejar la nicotina y el consumo de tabaco lo mejor es seguir adelante, también es importante hacer notar cuando un método es útil y cuando en realidad no, pues la idea de iniciar este camino es no recaer (ojo, también entendamos que habrá tropiezos, pero un tropiezo no es lo mismo que volver de nuevo al vicio) y terminar donde empezamos sino seguir adelante hasta el final. Por eso queremos hablar de los famosos parches de nicotina.

DEJAR DE FUMAR CON PARCHES DE NICOTINA ¿UNA IDEA IMPRÁCTICA?

Comencemos por entender que la idea de dejar de fumar consiste en liberar al cuerpo de la dependencia que tiene hacia un químico como lo es la nicotina, químico que además provoca afecciones de índole psicológico grave como ansiedad entre otros, la idea mas importante y crítica es que el cuerpo elimine su dependencia de esta lo mas pronto que sea posible.
 Dejar de Fumar

Además debemos agregar a esto que la dependencia a la nicotina (y la cantidad de esta que deba tenerse en el cuerpo) es directamente proporcional a la cantidad de cigarrillos por día que se llegaban a consumir de parte de un fumador, y es aquí donde llegamos al tema que nos atañe. Los parches de nicotina, supuestamente diseñados para dejar de fumar, contienen nicotina y la idea es que el fumador vaya dejando de ocupar el cigarro para llenar la necesidad de este químico e irla reduciendo poco a poco. En la teoría la idea es buena. En la práctica no.

¿Porqué no? Simple, si una persona fumaba varias cajetillas diarias de cigarrillos estamos hablando de que su cuerpo llegó a tener una dependencia muy grande de nicotina y ningún parche el mundo podrá nunca proveerla. Recordemos que el mayor problema cuando se trata de dejar de fumar es evitar que el síndrome de abstinencia (que crea la ansiedad que te lleva a querer fumar) te haga recaer. Cuando se ha fumado por mucho tiempo y en gran cantidad el cuerpo necesita una gran cantidad de nicotina para sentirse “bien”, cuando se ocupa un parche, este solo provee una pequeña cantidad de nicotina lo que genera este síndrome y por tal hace que el fumador recaiga, fumando además de tener el parche lo que resulta siendo totalmente contraproducente.

Por eso es que la única y verdadera solución para dejar el cigarro no es utilizar aparatos que provean aquello que queremos dejar sino un método que te permita estar sin el químico, irlo dejando, ir poco a poco, ir con un grupo de apoyo que te permita llegar a la meta y así verte libre de la dependencia del tabaco y de todas sus nefastas consecuencias.