dejar de fumar

¿El cigarro me da confianza?

Esta es la peor falsedad de todas, y para mí está al mismo nivel que la esclavitud que produce el fumar. El mayor beneficio que recibes cuando dejas de fumar es el no tener que ir por la vida sufriendo esa sensación permanente de inseguridad, que sufren los fumadores.

Los fumadores encuentran muy difícil creer que es el mismo cigarro el que causa esa sensación de inseguridad que sienten, cuando es de noche y se están quedando sin cigarros. Los no fumadores no sufren esa sensación. Es el cigarro el que la provoca.

Sólo fui consciente de las muchas ventajas de dejar de fumar meses más tarde de haberlo dejado.

Negando la realidad

Durante veinticinco años, me negué a someterme a una revisión médica. Si quería un seguro de vida, insistía en que fuera ‘sin revisión médica’ y pagaba primas más altas como resultado. Odiaba visitar hospitales, doctores o dentistas. No podía hacerle frente a la idea de envejecer, la pensión y esas cosas.

Nunca relacioné nada de esto con el cigarro, pero una vez que decidí dejar de fumar, fue como despertar de una pesadilla. Me di cuenta que toda esta inseguridad era provocada por el mismo cigarro. Me sentía inseguro y sin confianza.

Los fumadores creen que el cigarro les da confianza para enfrentar ciertas situaciones, pero la realidad es que es exactamente al revés. Como fumador si no tienes cigarros no te sientes completo o preparado en estos momentos.

Desde que dejé de fumar, espero cada día con ilusión. Por supuesto, me siguen ocurriendo cosas malas, y tengo los problemas normales de la vida, pero es maravilloso sentirme más tranquilo, más fuerte, con más energía y con más confianza para enfrentarme a ellos, y esto también hace que los días buenos sean más placenteros.