Dejar de Fumar

Dejar de Fumar Sin Fumar

Si, sin duda alguna el título de nuestro artículo de esta semana es bastante raro o quizá algunos lo vean como redundante, sin embargo tiene una razón fundamental. Y es que cuando hablamos de hacer que alguien deje el cigarro no solo tenemos que pensarlo en términos de que ya fume o vapee. También podemos verlo en términos de
que podamos incluso prevenir que lo haga.
 Dejar de Fumar

Y de eso se trata el tema de hoy. De que veamos a nuestro alrededor y empecemos por la gente que amamos y nos tomemos el tiempo para mostrarles que ninguna adicción (y en nuestro caso el fumar) tiene resultados sanos y que, por el contrario, pueden ser el inicio de graves afecciones que llevaran de forma inevitable a una muerte prematura y quizá, hasta muy dolorosa y prolongada.

DEJAR DE FUMAR ANTES DE FUMAR

Pero como debemos abordar el tema? Primero tenemos que evitar usar la confrontación, y si, muchos dirán que como es posible crear una confrontación cuando no existe aún la adicción, bueno, la realidad es que no se sabe como tratar un tema si, muchas personas pueden sentirse atacadas, y en el caso de un adolescente es muy peor pues este puede sentirse sospechado o que se duda de él.

No, tampoco podemos inculcar el principio de dejar de fumar mostrando imágenes perturbadoras de pulmones quemados o bocas dañadas, aunque sea difícil de creer el hacer esto puede traer lo efectos opuestos pues muchas personas se resisten a creer que esto sea real y por tanto no le dan credibilidad. No, la forma correcta tampoco es esta.
 Dejar de Fumar

Tenemos que comenzar por entender que las grandes tabacaleras hacen esfuerzos multimillonarios por presentar sus productos como una forma de estatus, de placer y de diversión con el único fin de crear una falsa expectativa que confunde a los jóvenes y a los no-fumadores para que caigan en el vicio (recordemos que la publicidad del tabaco, el vaping y el alcohol entre otros, no está destinada a los consumidores, ellos no necesitan motivación, sino para quienes no consumen aún) y así aumentar su clientela.

No, la forma correcta de abordar este tema es con información. Esa es la clave. Mostrar lo que contienen los cigarrillos en su interior, los químicos que hay en ellos al mismo tiempo que vamos detallando el daño que hace cada uno de ellos y como en su conjunto afectan al organismo, desde el daño directo hasta la parte psicológica de la adicción. Esta es la parte importante y crítica del principio de dejar de fumar. Informar y explicar. No atacar y asustar.

El verdadero principio para inculcar en nuestros seres queridos sin importar la edad, el principio para no caer el cigarro es precisamente llevarles toda la información, clara, concreta, transparente, no solo de los efectos de aquella y de los riesgos que tendrán sino también de las razones detrás de la forma en que las grandes tabacaleras presentan sus productos de la forma en que lo hacen y la intención oculta de ello.

Solo así podremos lograr prevenir que nuestra gente mas amada se dañe con un vicio que solo agradece con la muerte a quienes lo abrazan.