dejar de fumar

¿Fumar o Comer?

La pregunta con qué iniciamos este artículo es sumamente interesante y refleja una realidad que aquellos que fuman van a enfrentar en varios niveles de gravedad. Lo que buscamos es crear conciencia, dar a conocer lo que puede pasar al no dejar de fumar antes de que los problemas lleguen. Muchas veces hemos hablado de lo dañino que es el consumo de tabaco y de las gravísimas consecuencias que acarrea.
dejar de fumar

En esta ocasión nuestra pregunta va orientada a una de las más graves consecuencias que este vicio trae para quienes consumen tabaco y son los daños que se pueden y se sufren en las vías áreas superiores y en el área bucal del fumador y que se van agravando conforme mas tiempo pasa y el consumo de estos productos (porque recordemos que no solo el tabaco que se fuma es dañino, también lo es el que mastica sea puro o en bolsitas de tela) no disminuye.

DEJAR DE FUMAR ANTES QUE NO SE PUEDA COMER

¿Porqué ponemos esta comparación? Empecemos por el análisis de los daños que ocurren en la boca cuando se fuma o se mastica tabaco. Los primeros que sufren el daño directo son los dientes. Conforme más se consume tabaco las piezas bucales se manchan y el esmalte se va debilitando, y si a esto agregamos que por los ácidos contenidos en el tabaco y la presencia de otros químicos las encías van recediendo y esto hace que las piezas se debiliten y comiencen
a caer.
dejar de fumar

Esto en sí mismo ya comienza a crear problemas para que quien tiene el vicio del fumar o masticar tabaco pueda comer con normalidad. Pasemos ahora a lo más grave. Los daños en la garganta. En primera acabamos de decir que los ácidos contenidos en el tabaco y los químicos adicionales irritan y dañan el tejido de las encías, bueno, el tejido de la garganta también es igual de delicado y sí, también se resiente ante esto.

Continuemos, al inhalar el humo del tabaco estamos inhalando un humo caliente que reseca y quema los delicados tejidos de la garganta, esto, aunado a la irritación inicial del tabaco va creado micro-heridas que quizá al principio solo produzcan una pequeña carraspera y quizá alguna tos. Pero este es solo el inicio.

Estas heridas, al no tener oportunidad de sanar por completo por el continuado consumo de cigarrillos y la negativa del fumador a dejar de fumar hace que estas heridas vayan creciendo y degeneren en cáncer  de garganta, esófago o en los casos mas graves, de ambos. Y este tipo de cáncer tiene una consecuencia aún más devastadora.

Si el cáncer es de esófago esto puede llevar a que se tenga que eliminar parte de este y por tanto que el paciente ya no pueda consumir alimentos por la vía oral y se vea en la necesidad de tener que usar una sonda gástrica para alimentarse, un procedimiento irreversible y de por vida.

En ningún caso esto puede ser una perspectiva optimista ni mucho menos positiva para quienes fuman o mastican o peor aún hacen ambas cosas. Pues sea como sea, el daño provocado es severo, constante y degenerativo. Habiendo leído esto no queda mas que esperar que tomes la decisión cuanto antes y utilices un método que te permita tener un mejor y mas larga vida, lejos de estas devastadoras consecuencias.