Dejar de Fumar

La historia del hombre Marlboro

Su nombre era Robert Norris. Seguramente el nombre no diga mucho y menos aún permita que se le reconozca. Sin embargo su cara fue la más visible en el mundo del cigarro y que además generó infinidad de historias urbanas de parte de aquellos que luchan porque los fumadores tomen la decisión de dejar de fumar. Norris fue el rostro visible de una de las campañas más reconocidas a nivel mundial en lo que a cigarrillos respecta. La de la marca Marlboro.

Dejar de Fumar

No podemos negar que esta campaña (que vale decir estuvo por años en la televisión y los medios impresos) fue de las mejores hechas jamás. Robert Norris no solo le dio una cara al típico cowboy americano montando a caballo y recorriendo las praderas fuera domando potros salvajes o bien arreando ganado. Claro, todo aquello, siempre con el final de encender un cigarrillo e invitar al observador a “ir a su mundo” ese mundo donde la hombría y el ambiente del vaquero macho estaban ligados a fumar un cigarrillo como colofón de aquel perfil del hombre americano.

DEJAR DE FUMAR PARA CAMBIAR EL EJEMPLO

Mucho se ha hablado de Norris durante los años, leyendas urbanas se han escrito y narrado al respecto de él, incluso montajes fotográficos o combinaciones de fotos mostrando a un supuesto Robert Norris siendo víctima de un gravísimo enfisema pulmonar se han mostrado en sitios web, revistas médicas y muchas otras publicaciones ilustrando el daño gravísimo que aquel hombre cuya imagen se mostraba en los anuncios de la marca roja, le habían provocado.

Sin embargo la verdad dista mucho de todo lo que se ha dicho, y lo que es más, es tan increíble como difícil de creer. Aunque durante mas de dos décadas Robert Norris fue la imagen de una de las mas grandes tabacaleras a nivel mundial, la verdad es que él, nunca fumó.

Dejar de Fumar

Si, suena increíble, Robert Norris fue la cara visible de la marca Marlboro durante toda la década de los 70s y gran parte de los 80s y su rostro ilustró afiches de esta marca a todo lo largo y ancho el mundo conocido, sin embargo él jamás llegó a consumir el producto que promocionaba, por lo que, todas las leyendas urbanas sobre su final, no son más que eso, leyendas. En realidad. Robert Norris falleció a la edad de 90 años en su residencia de Colorado en Estados Unidos, de causas totalmente naturales y relacionadas con la edad.

Pero la historia de Robert Norris va mucho más allá de meras leyendas, cuando él trabajó para la campaña que llevó a la cima a esta marca de cigarrillos el mundo aún desconocía que el consumo de estos productos causaba una gran cantidad de afecciones que iban desde daños en las visas aéreas superiores (boca, garganta) hasta producir diversos tipos de cáncer pulmonar que en la mayoría de casos llevaban a la muerte de quienes los padecían.

Cuando todo esto se comprobó, Norris tomó una decisión radical, decidió no participar más en estas campañas pues en aquel momento ya tenía familia y siendo alguien que de por si no fumaba, no quizo que sus hijos lo vieran promocionando un producto de esta naturaleza. Además hay que agregar que las campañas para dejar de fumar ya habían logrado que las campañas de las tabacaleras desaparecieran casi totalmente de los medios masivos en aquel momento. Es así pues, que aquel hombre que, a través de conectar la hombría con vicio, invitaba a quienes lo vieran, a entrar en el mundo… del tabaco.