Dejar de Fumar

La Playa, la otra víctima del Cigarro

Publicado en | por
Hace poco se celebró en una playa de California el 4 de Julio, el día de la independencia de Norteamérica, claro, todo fue diversión, música, alegría… y lo infaltable, cigarrillos y alcohol, dado que se ha controlado de gran manera la pandemia en la unión americana se han laxado muchas restricciones y por tanto es posible estar sin cubrebocas lo que permite a los fumadores poder consumir libremente. Alguien seguramente estará diciendo “pero eso es problema de los que fuman” técnicamente si, aunque aquellos que estén cerca también consumirán humo de segunda mando. Pero el problema no es ese. El problema es el donde y lo que queda después del consumo.
Dejar de Fumar

Desde hace algunos años, sino décadas cualquier persona que tenga el mal hábito de fumar y que encima lo haga en la playa tiene un segundo mal hábito adicional: tirar las colillas en la arena pensando que es su basurero particular y que no causan absolutamente ningún problema a nada ni a nadie. Claro, esto es una absoluta y terrible falsedad. El daño que miles y miles de colillas que se dejan en las playas es simplemente monumental, al punto que si los fumadores lo entendieran, eso bastaría para que tomaran la decisión de dejar de fumar en ese instante.

DEJAR DE FUMAR PARA SALVAR LOS MARES Y QUIENES LO HABITAN

El problema es que hay mucha vida marina que no vemos, que no sale cuando estamos allí o que su ciclo de vida se realiza por las noches. Estas formas de vida no tienen forma de saber que las colillas  con peligrosisímas y no algo que puedan consumir, y esa es la desgracia como tal. Las primeras formas de vida que se ven dañadas por las miles de colillas de cigarro que se dejan en las playas son las tortugas. Estos seres inocentes se alimentan de todo lo que encuentran en la arena y las cercanías de la costa y esto hace que a sus organismos lleguen no una, sino muchas de estas porquerías.

Estas al ser digeridas liberan químicos contenidos en las esponjas y los restos de tabaco y eso en la mayoría, si no en todos los casos, es fatal para estos inocentes animales. Y eso sucede también con peces y otros animales que hacen exactamente lo mismo. Luego, claro está, surge la pregunta de porqué aparecen peces, moluscos y otras formas de vida muertas “sin explicación”. No, el daño que se le hace a la vida marina en particular cuando los fumadores convierten estas zonas de recreo en su cenicero y basurero particular es gravísimo.

Es menester entender que el daño que se causa al ecosistema marino marino no es poco, es mas bien irreversible a muchos niveles y mientras quienes fuman no entiendan que la única solución para contener este daño es dejar de fumar las cosas irán, irremediablemente para peor.

Y si, entendemos que muchos fumadores creen que no hay forma de dejar el cigarro, pero la verdad es que si la hay, si hay métodos que permiten tener una vida sana y libre y una vida en la que no nos llevemos por delante a formas de vida inocentes que no tienen la menor culpa de nuestros errores. El tiempo de decidir es ahora.