Dejar de Fumar

¿Quieres mejorar el aspecto de tu piel? Deja de fumar

Con el paso del tiempo, es normal que nuestro cuerpo presente cambios como pérdida de cabello, aumento o disminución de peso y aparición de líneas de expresión o arrugas. Sumado a esto, existen factores que ayudan a acelerar los procesos de envejecimiento, como el sedentarismo, la obesidad o el consumir cigarros. Parece mentira, pero muchas personas consideran que el tabaco y la nicotina les dañan solamente los órganos internos y se olvidan del más grande y visible de todos: la piel.

Dejar de Fumar

El cigarro en la piel

La piel es un órgano externo formado por tres capas: epidermis, dermis y capa de grasa subcutánea. Su función es brindar protección contra el calor, la luz, las lesiones y las infecciones, además de regular la temperatura del cuerpo y almacenar grasa y agua. Cuando fumas, el colágeno y la elastina disminuyen, dando paso a la pérdida de la elasticidad de la piel y a las arrugas prematuras; asimismo, el oxígeno se va perdiendo y las heridas tardan más en sanar.

¿Te has preguntado la razón por la que no importa las veces que te bañes, tu piel sigue con un aspecto apagado? El humo del cigarro, formado de monóxido de carbono, reseca y le roba el brillo natural a tu piel; por si fuera poco, la nicotina daña el tejido de la piel y aparecen las estrías. Lo mismo ocurre cuando consumes mucha azúcar y alcohol, pues tu piel se ve menos tersa y más apagada, disminuyen sus niveles de vitamina A y comienza a resecarse y descamarse.

Dejar de Fumar

Gastos innecesarios

Los medios de comunicación nos bombardean todo el tiempo con nuestra imagen física. Cuando fumas, el envejecimiento de tu piel comienza a notarse mucho más a partir de los 35 años. Es entonces cuando recurres a las cremas y tratamientos para frenar un poco el envejecimiento de tu piel, pero tu cartera se ve afectada al ser muy caros, pues los más económicos rondan los trescientos pesos, por decir lo menos. Sin embargo, sin dejar el cigarro poco vas a lograr, pues como se dice comúnmente, le estarías metiendo dinero bueno al malo. Dejar de fumar, olvidar el alcohol y el azúcar te darán una piel increíblemente hermosa, como cuando no fumabas. Es más, te garantizo que no tendrás necesidad de recurrir a algún tratamiento costoso ni mucho menos a un spa o a un masaje facial, por no hablar de que recuperarás tu color natural.

Dejar de Fumar

Muchas personas que ya no fuman se sorprenden de los efectos casi inmediatos que tiene sobre su piel el dejar de fumar, ya que los rayos ultravioletas del sol tienen menos poder en el envejecimiento prematuro de la piel; además, abandonar la nicotina disminuye considerablemente la probabilidad de padecer cáncer de piel. Esto es visto por quienes dejan el cigarro como un aliciente para mantenerse alejados del hábito de fumar.

En verdad tu piel no necesita de mucho para verse saludable y radiante, es cuestión de que abandones el cigarro. Recuerda: no son las cremas ni el spa, sino tu deseo de estar más saludable y de que el mundo vea que te sientes cómodo en tu propia piel.

Dejar de Fumar