Dejar de Fumar

Mejoras en la salud al Dejar De Fumar

Publicado en | por
Durante todos estos años hemos sido amplios al hablar de los daños que provoca el consumo de nicotina, y de como estos daños se agravan cuando hay otras condiciones presentes como por ejemplo obesidad, enfermedades pulmonares pre-existentes, etc. Y con la llegada del COVID no cabe duda que el fumar se vuelve algo mucho mas grave si se ha padecido o si se está en el grupo de riesgo, y claro está, luego de padecerlo fumar no puede ser nunca una opción a razón de lo debilitado que queda el sistema respiratorio.
Dejar de Fumar

Pero en esta ocasión no queremos hablar de ello, queremos ver las cosas desde una perspectiva contraria, y es hablar de los beneficios que se obtienen a nivel salud cuando se toma la decisión correcta y comienza el cambio al dejar de fumar. Porque si al comenzar el consumo de nicotina los cambios negativos en el cuerpo son notorios, así lo son los positivos cuando se deja este nocivo vicio.

DEJAR DE FUMAR ES CLAVE PARA UNA MEJOR SALUD FÍSICA Y MENTAL

Comencemos por el tema físico. Claro queda y mucho hemos hablado de que el daño más notorio cuando se consume nicotina está en el sistema respiratorio pues el dióxido de carbono contenido en el humo del cigarrillo provoca una disminución en los niveles de oxigeno que llegan a todos los órganos del cuerpo humano. Esto replica en no poder respirar correctamente y sentir una falta continua de aire aun cuando se lleve a cabo el minino esfuerzo.

Esto es grave porque la falta de oxigeno puede llevar a desmayos entre otras cosas. Sin embargo cuando se decide dejar de fumar el primer cambio positivo que se nota es precisamente la abundancia de aire cuando se hace cualquier esfuerzo. Además una persona que ha dejado el cigarro es capaz, de nueva cuenta, de iniciar rutinas intensas de ejercicio que de otro modo habría sido impensable que pudiera realizar.
Dejar de Fumar

Así comienza el camino de ver cambios notables cuando se deja el cigarro. Luego veremos un cambio en nuestra presión sanguínea la cual, poco a poco, irá volviendo a niveles normales y que eliminarán cualquier riesgo de accidentes cardio o cerebro vasculares los cuales, con los niveles de hipertensión que causaba la nicotina, no eran una posibilidad, eran una cuestión de tiempo solamente.

También notaremos que los sabores y olores de las comidas son mucho mas claros al no tener el sabor y olor del tabaco perennemente presentes en boca y nariz, porque si, parte de los perjuicios de consumir tabaco es precisamente el que el sabor del tabaco sea preponderante en la boca y que sea muy difícil percibir olores.

Finalmente podemos hablar de los aspectos psicológicos que van de la mano con el consumo de nicotina y que una vez que se deja de fumar se verán aliviados y quizá el mas importante es la ansiedad. Recordemos que fumar crea estados de ansiedad denominados “síndrome de abstinencia” que se desarrollan cuando la cantidad de nicotina en el cuerpo se ve reducida. Al no tener que consumir nicotina el cerebro paulatinamente va perdiendo la necesidad de tenerla por lo que el desequilibrio químico producido por esta se va eliminando y la persona comienza a ya no padecer estos síntomas.

En resumen, el dejar el consumo de nicotina provocará una reducción de los efectos nocivos tanto físicos como psicológicos y dará al consumidor una mejor calidad de vida.