Dejar de Fumar

Nuevas Leyes para los Cigarros Electrónicos

Juul, cigarrillos electrónicos, vaping, palabras que poco a poco van entrando en el léxico de los jóvenes y los adultos jóvenes en todo el mundo que creen haber encontrado en ellos una supuesta alternativa sana al consumo de tabaco y nicotina que ya queda claro producen tremendos y devastadores efectos en el sistema respiratorio y el sistema cardiovascular de una persona y que, con el paso del tiempo, llevarían a este a la muerte.

Dejar de Fumar

Estas terribles consecuencias llevaron a la OMS (Organización Mundial de la Salud) a impulsar leyes que restringieran la venta de todo tipo de productos que tuvieran nicotina y tabaco en su contenido y que se agregase a los empaques y a las campañas publicitarias advertencias del daño que podía producir su consumo en el corto, mediano y largo plazo, incluso en algunos países se prohibió totalmente su publicidad en medios de comunicación masivos, todo esto con la idea no de hacer que los fumadores tomaran la decisión de dejar de fumar sino de evitar que nuevos fumadores entrasen en el vicio.

DEJAR DE FUMAR COMO PREMISA PARA QUIENES HACEN VAPING

Claramente se debe entender en primera instancia que hacer vaping, usar dispositivos Juul o cualquier tipo de cigarrillo electrónico tendrá iguales consecuencias que fumar tabaco y/o nicotina pues el vaping hace que entren a los pulmones mentales pesados como el níquel entre otros que, al igual que la nicotina, causarán daños a mediano y largo plazo en el fumador. Es por eso que se debe impulsar leyes iguales o superiores a las que se aplican a las tabacaleras pues la realidad es que son ellas mismas las que producen esta “alternativa”.

Dejar de Fumar

Estas leyes deben ir enfocadas no solo en impulsar campañas que muestren que estos dispositivos no son, en absoluto, una alternativa al consumo de tabaco y nicotina y que los daños que provocan son igual de devastadores. También deben ir enfocadas en prohibir que estos se vendan y/o puedan ser utilizados por jóvenes menores de edad pues no hay que olvidar que el consumo y/o uso de dispositivos electrónicos para fumar,  inexorablemente llevará al consumo de tabaco y nicotina (esto ha quedado comprobado ya por diferentes estudios).

Pero lo más importante es que se evite a toda costa que los mas jóvenes ocupen estos dispositivos bajo la falsa premisa de que no son dañinos, porque lamentablemente ese es el problema, que se esta creando, de parte de las tabacaleras lógicamente, una falsa imagen de que estos productos no son peligrosos ni dañinos y que pueden, falsamente, ser la alternativa perfecta para fumar en vez del tabaco y los cigarrillos convencionales.

Hoy día existen tales campañas pero su alcance es limitado debido a que son llevadas a cabo por organizaciones independientes que buscan hacer notar lo antes mencionado, esto si bien puede ayudar en pequeña escala, no es, ni de cerca, suficiente, es preciso que gobiernos en todos los países, repitan lo hecho años atrás contra la industria del tabaco y que también estos noveles aparatos formen parte de la categoría de consumos dañinos para las personas.