Dejar el vaping

ALTO RIESGO: Los residuos del Vaping

Publicado en | por
Si, aunque suene fuerte o hasta increíble, es una verdad inocultable. Uno de los grandes problemas del vaping y que comparte de igual a igual (o quizá deberíamos decir que peor) con el tabaco convencional es el desastre que causan los desechos de estos productos, desechos que día a día se suman a miles en todo el mundo y que, en los eventos masivos, se concentran en un solo lugar.
Dejar el vaping

Y si ese lugar es uno donde haya formas de vida que no puedan distinguir de que se trata o que se expongan a las sustancias que salen de estos aparatos, el daño es gravísimo. Por eso queremos tratar este tema hoy, porque es critico que se sepa que dejar el vaping también significa ayudar al medio ambiente a estar sano y evitar que formas de vida inocentes se vean afectas por el vicio de unos pocos.

DEJAR EL VAPING ES DEJAR DE DESECHAR QUÍMICOS NOCIVOS AL AMBIENTE

Analicemos la situación desde todos sus matices, primero, el vaping aplica un término que es grave para el medio ambiente y es lo que se conoce como “plástico de un solo uso” esto es que una vez que los contenedores donde se venden las esencias o líquidos que se vaporizan una vez que estos se agotan, el contenedor se desecha, no se recicla ni nada parecido. Y aquí comienza la primera parte del problema: el plástico, en promedio, puede llegar a demorar hasta diez años en descomponerse y desaparecer. Esto es demasiado tiempo y si estos residuos, que son pequeños en su mayoría, quedan donde formas de vida den con ellos podemos hablar de contaminación, envenenamiento, asfixia, en fin, daños graves a los ecosistemas.
Por eso mencionábamos el tema de las playas porque ahora que en algunos lugares la pandemia se va controlando es cada vez más común ver que se organicen eventos masivos en las playas y si a eso agregamos que se ha comenzado a vender la falsa idea de que es mas “sano” vapear en la playa que fumar tabaco convencional, la cantidad de desechos se dispara exponencialmente.

Y el problema no solo se circunscribe a que los desechos sean consumidos por las formas de vida, también a que una parte de los desechos la conforman los mismos aparatos de vaping los que con sus baterías de níquel-cadmio conforme se van descomponiendo, dañando o rompiendo, van liberando estos peligrosos químicos en el ambiente y envenenan todo a su alrededor a niveles inmedibles.

Es imperativo que logremos que la mayor cantidad de gente posible tome la decisión de dejar el vaping pues con las campañas mentirosas a favor de este vicio el problema no es solo para quien consume, quienes están a su alrededor sino también para las formas de vida inocentes que terminan siendo víctimas de estos desechos.

Tampoco hay excusa valida para decir que no se puede dejar este vicio, porque si es posible, hay métodos y formas en las que se puede dejar atrás la dependencia a la nicotina (porque si, estos aparatos tienen nicotina y tanta como los cigarrillos convencionales) y tener una vida feliz y libre.