Dejar el vaping

Peligros en la manufactura de los Vapers

Publicado en | por
Cuando hablamos del Vaping hablamos de una gran mentira, de hecho la llamamos la mentira mas grande de la era moderna. ¿La razón? El vaping no tiene absolutamente nada de sano comparado a fumar tabaco convencional. Así de simple. Nada de sano. Primero porque ambos productos contienen altos, si ALTOS, niveles de nicotina y en ambos casos estos son suficientes para causar dependencia y hacer que el uso de uno o de otro se convierta en una adicción en toda regla. Porque en ambos casos se produce el conocido como “síndrome de abstinencia” que se desata cuando el nivel de nicotina disminuye y entonces crece el deseo de fumar o vapear.
Dejar el vaping

Y los efectos en la salud son aun peores. al hacer vaping introducimos vapor caliente en las vías respiratorias, y aquí es donde muchos creen que no hay daño, porque mientras que al fumar tabaco convencional introducimos humo que contiene ceniza, químicos y brea, al pensar que solo se introduce vapor con el vaping no nos hacemos daño se olvidan de un principio básico que se aprende en la escuela: el agua en su estado de vapor irremediablemente volverá a su estado líquido si las condiciones para ello se producen. Y cuando este vapor llega a los pulmones las condiciones son propicias para reconvertir el gas en líquido lo que con el paso del tiempo puede dar lugar a una condición de neumonía que, si no se trata a tiempo o se procede a dejar el vaping a tiempo, puede ser fatal.

DEJAR EL VAPING TE PUEDE EVITAR LESIONES GRAVES

No hablamos de lo anterior, o de los otros muchos daños que nacen a raíz de este vicio sino adicción, sino del peligro real que tienen estos aparatos y que ya se ha documentado en diferentes lugares del mundo. Pero para entender esto debemos entender sus orígenes. Recuerdas los viejos encendedores que ocupan quienes fuman tabaco convencional? Sabes que los puedes encontrar en cualquier tienda de conveniencia y que son muy baratos. También sabes que muchas veces su calidad deja mucho que desear y que a veces, aún teniendo combustible, dejan de funcionar o en los peores casos pueden llegar a explotar por algún derrame del butano que contienen.
Dejar el vaping

Bueno, recordemos que quienes fabrican los aparatos de vaping no son precisamente los mas cuidadosos y que su intención al final es ganar dinero, si, es verdad, hay modelos de muy alta calidad (y muy alto precio) pero son los menos, la mayoría y los que están al alcance de la mayoría son de bajo costo, lo que significa que las piezas que se utilizan deben ser también de baja calidad, y en el caso de los vapers el problema se refleja en el elemento más importante de todos: las baterías.

No podemos olvidar que a diferencia de un cigarrillo convencional los aparatos de vaping necesitan de una batería para poder vaporizar los diferentes líquidos que se utilizan. Las baterías de estos aparatos (como de otros muchos) utilizan químicos muy delicados que, de derramarse, pueden, desde provocar un incendio, hasta una explosión que puede resultar en lesiones graves para la persona que lo tenga en ese momento. Y esto se puede producir precisamente por el uso del aparato, la calidad de la batería, etc. etc.

Entonces, ahora que sabes esto, ¿no crees que hoy es un buen día para dejar el vaping y vivir una vida feliz y libre?