nicotina

¿Los sustitutos del cigarro como parches, chicles o el cigarro electrónico funcionan para dejar de fumar?

Es cierto que un pequeño número de los fumadores que intentan dejar de fumar utilizando sustitutos de nicotina, tienen éxito y se lo atribuyen a dichos sustitutos. Sin embargo, dejan de fumar a pesar de ellos, y no gracias a ellos. Desafortunadamente, muchos médicos todavía recomiendan la terapia de reemplazo de nicotina: TRN o NRT, por sus siglas en inglés.
Esto no es de sorprender porque, si no entiendes a fondo la trampa de la nicotina, la TRN puede sonar muy lógica. Se basa en la creencia de que cuando intentas dejar de fumar, tienes dos poderosos enemigos que vencer:

  1. Romper el hábito.

  2. Sobrevivir a los terribles síntomas de la abstinencia nicotina.


Si tienes dos enemigos que vencer, sería sensato no luchar contra los dos al mismo tiempo, sino con uno a la vez. Así que la teoría de la TRN es que mientras rompes el hábito, sigues consumiendo nicotina y así no sufres la ansiedad física. Después, una vez que hayas roto el hábito, gradualmente reducirás el suministro de nicotina, así enfrentas al enemigo por separado.

Esto suena lógico, pero está basado en hechos equivocados. Fumar no es un hábito sino una adicción y la sensación física real que provoca la abstinencia de la nicotina, es casi imperceptible. Lo que estás intentando lograr al dejar de fumar, es eliminar tanto la dependencia física a la nicotina como el sentimiento de privación causado por la creencia de que estás haciendo un sacrificio. Todo lo que la TRN hace, es prolongar la adicción física, que a su vez, prolonga el sentimiento de privación.

Sólo piensa, ¿cómo es posible que cures a un adicto de su adicción recomendándole la misma droga a la que es adicto? Un eminente y muy respetado médico declaró en televisión nacional, que algunos fumadores son tan dependientes a la nicotina, que si dejan de fumar, tendrán que utilizar un sustituto de nicotina de por vida. ¿Cómo puede un médico estar tan confundido como para creer que el cuerpo humano no sólo depende del alimento, el agua y el oxígeno, sino también de un poderoso veneno?

A menudo tenemos fumadores que asisten a nuestras clínicas, que han dejado de fumar, pero siguen enganchados a los chicles de nicotina. Otros están enganchados a los chicles y siguen fumando. No te engañes por el hecho de que el chicle de nicotina sabe horrible, acuérdate que tu primer cigarro, también te supo fatal. También hay muchos que están enganchados al cigarro electrónico.

Todos los sustitutos tienen exactamente el mismo efecto que el chicle de nicotina. Me refiero a: ‘No puedo fumar un cigarro, así que me tomaré un dulce, o una menta, o un chicle normal para ayudarme a llenar el vacío.’ Aunque la sensación de vacío de querer un cigarro es muy parecida a la sensación del hambre por comida, una no satisface a lo otra. De hecho, si hay algo que te hará desear más un cigarro, es atiborrarte de chicles o pastillas de menta.
Pero el peor efecto de los sustitutos es que prolongan el verdadero problema: la idea de que te falta algo para estar bien. ¿Necesitas un sustituto cuando se te quita una gripe? Por supuesto que no. Al decir: ‘Necesito un sustituto para dejar de fumar,’ lo que realmente está diciendo es: ‘Estoy haciendo un sacrificio.’

Lo único que harás será sustituir un problema con otro. No hay ningún placer en atiborrarte de dulces. Sólo subirás de peso y te sentirás miserable, y en muy poco tiempo estarás fumando otra vez.